Violencia en ciudad brasileña de Vitória deja más de 100 muertos

by Alfonso Matthews Febrero 12, 2017, 0:30

El secretario de Derechos Humanos de Espírito Santo, Julio César Pompeu, afirmó que en el acuerdo está previsto la terminación ESTE SÁBADO de la huelga, asimismo aseguró que los agentes quienes secundaron el paro no sufrirán sanciones disciplinarias.

Incluyó además una breve alusión al contagio que se está produciendo en el estado de Río de Janeiro, donde familiares de policías iniciaron este viernes bloqueos para impedir que los agentes patrullen las calles.

La Gobernación del Espírito Santo, que acusa a los policías de "chantajear" a la sociedad con su protesta, publicó un decreto por el que transfiere el control de la seguridad pública a las Fuerzas Armadas hasta el próximo 16 de febrero. El miércoles, el gobernador Paulo Hartung dijo que la huelga es un "chantaje" y la comparó con "secuestrar la libertad de los ciudadanos y cobrarles un rescate". "Usan autos desmantelados, sin combustible, equipos viejos", denunció Euzy Esteva, esposa de un agente de la Policía Militarizada. "Nuestra reivindicación es que el gobierno nos atienda, queremos conversar". Los militares enviados por el Gobierno central desde el lunes para restaurar el orden público patrullaban las calles, pero las autoridades estatales opinaron que la ayuda no era suficiente. Sin embargo, la presencia de 1.200 efectivos del Ejército y de la Guardia Nacional no ha logrado terminar con los incidentes violentos que han dejado al menos 90 muertos, entre ellas un policía civil que fue enterrado ayer.

Victoria es la capital del estado de Espirito Santo que, de acuerdo con el Informe Anual de Seguridad Pública de Brasil, presentó 37,4 muertes violentas por cada 100.000 habitantes en 2015.

En un intento por frenar el malestar de los policías y en línea con los alcaldes mencionados, el gobernador de Río de Janeiro, Luiz Fernando Pezao, anunció esta semana una subida del 10,22 % para funcionarios de seguridad y educación.

Las limitadas protestas de la policía en la cercana ciudad de Río de Janeiro han alarmado a muchos residentes del área metropolitana, en la que viven 12 millones de personas, muchas de los cuales viven con temor por la violencia entre bandas de narcotraficantes rivales y otros criminales.

Este jueves está prevista una nueva ronda de negociaciones entre las partes, mientras las autoridades advierten que la policía militar tiene prohibido manifestarse por ley y, en consecuencia, podría emprender acciones judiciales contra los huelguistas.


TOP News

Nicholls and Mullins battle it out for Trainers Championship

Twitter va contra los trolls; implantará 3 medidas

New source for online news Quivo.co in Colombia

Piden la detención preventiva de Toledo

Mark Zuckerberg evoluciona propuesta de realidad virtual para Facebook